Esta guía informativa proporciona los principales elementos que se deben tener en cuenta cuando se compra un diamante. Nuestra misión es encontrar el diamante adapto para cada ocasión.

CERTIFICACION

El primer paso es verificar la certificación. El certificado de cada diamante es su “documento de identidad”, es la prueba que el diamante ha sido analizado y catalogado correctamente por un equipo de gemólogos imparciales y objetivos.

Los diamantes GRAN DIAMANTI están certificados, según sea el caso, por dos de los más importantes laboratorios líderes en la industria de certificación de Diamantes: GIA (Gemological Institute of America) Y AGI New York (Accredited Gemological Institute).

Todos los diamantes certificados son clasificados en base a sus cuatro características principales, las conocidas 4C: corte (cut), color (color), claridad (clarity) y peso en quilates (caratweight). Existen otras características adicionales tales como tabla, corona, profundidad, diámetro, etc.

PESO EN QUILATES (Carat Weight)

El quilate es una medida de peso, no de dimensión. Un quilate equivale a 0.20 gramos y los centésimos de quilate vienen llamados puntos. El precio de un diamante no es proporcional a su peso, debido a que cuanto más grande es un diamante es más raro y de consecuencia más caro (dos diamantes de 0.50 quilates valen menos que un diamante de 1 quilate)

CORTE (Cut)

Los diamantes pueden ser cortados en diferentes formas. La forma más común de corte del diamante es aquella denominada brillante. Con este término se identifica un corte redondo con un mínimo de 57 facetas. La gran difusión de esta forma ha llevado a un error: el público piensa que los términos brillante y diamante son la misma cosa, en realidad el término brillante identifica únicamente la piedra preciosa a corte redondo.

Aparte del corte brillante, tenemos otros tipos de corte, entre los más conocidos y difundidos están: El radiante, el corazón, el princesa, el ovalado, el lagrima, entre otros.

El corte del diamante es uno de los elementos más importantes, porque determina las cualidades reflectoras y de brillantez del diamante. Si es cortado correctamente el diamante tendrá la capacidad de reflejar la luz que entra de la parte superior del mismo, haciéndola refractar dentro de sí.

En el certificado del diamante, el corte es clasificado en una escala que va de óptimo (excellent) o muy bueno (verygood) a pobre (poor). El corte es el único de las 4 C que está determinada por la habilidad artística y no por la naturaleza.

COLOR (Colour)

Los diamantes pueden asumir casi todas las coloraciones, que se deben a impurezas o defectos estructurales. El color es la segunda característica en importancia porque el ojo humano detecta el destello primero (talla del diamante) y el color en segundo lugar.

Los diamantes son clasificados en base a la presencia de ausencia de color. La escala utilizada va de la letra D (Incoloro) a la Z (Color amarillento). Los diamantes con colores D, E y F son considerados sin color, aquellos con G, H e I son considerados como casi sin color, todos estos garantizan óptima calidad.

CLARIDAD / PUERZA (Clarity)

La claridad hace referencia a las pequeñas imperfecciones denominadas inclusiones. Los diamantes con pocas inclusiones o con las más pequeñas obtienen los grados de claridad más elevados. Existe una escala de valores para definir las imperfecciones que va de IF (sin inclusiones) a I3 (inclusiones a la vista).

Volver arriba